Su tratamiento es sencillo y muy eficaz. Se trata la articulación y los músculos con técnicas manuales, como la osteopatía, la terapia craneosacral o la acupuntura.   Además de tratamiento conductual, para evitar el bruxismo.