Termoterapia Crioterapia Hidroterapia Cinesiterapia
Fototerapia Masoterapia Electroterapia Magnetoterapia Ejercicio terapéutico

 

FISIOTERAPIA

La fisioterapia es una rama de las ciencias de la salud. Su significado viene del griego physis, que significa naturaleza, y de therapéia, que significa tratamiento. Por lo que etimológicamente estaríamos hablando del tratamiento mediante los medios de la naturaleza. En España fue una especialidad de los ATS desde 1957 hasta 1982, cuando surge como carrera independiente. Desde entonces la fisioterapia es una carrera universitaria en expansión y crecimiento. Actualmente existen en España 24 Escuelas Universitarias de Fisioterapia.

Según la definición de la Organización Mundial de la Salud (OMS) la fisioterapia es: "la ciencia del tratamiento a través de: medios físicos, ejercicio terapéutico, masoterapia y electroterapia. Además, la Fisioterapia incluye la ejecución de pruebas eléctricas y manuales para determinar el valor de la afectación y fuerza muscular, pruebas para determinar las capacidades funcionales, la amplitud del movimiento articular y medidas de la capacidad vital, así como ayudas diagnósticas para el control de la evolución".

Por su parte, la Confederación Mundial de la Fisioterapia (WCPT) dice que la fisioterapia es “uno de los pilares básicos de la terapéutica de los que dispone la Medicina para curar, prevenir y readaptar a los pacientes; estos pilares están constituidos por la Farmacología, la Cirugía, la Psicoterapia y la Fisioterapia” y define a la fisioterapia como el “Arte y Ciencia del Tratamiento Físico, es decir, el conjunto de técnicas que mediante la aplicación de agentes físicos curan, previenen, recuperan y readaptan a los pacientes susceptibles de recibir tratamiento físico”.

Por tanto la fisioterapia engloba la prevención, el diagnóstico, el tratamiento y la recuperación de los pacientes en su totalidad. Abarca el bienestar físico, psicológico, emocional y social de los pacientes, y la interacción entre el fisioterapeuta, los pacientes, sus familias, sus cuidadores y otros profesionales de la salud.

Estas actividades se llevan a cabo mediante las herramientas de las que disponen los profesionales de la fisioterapia. Estas son principalmente los medios o agentes físicos, el ejercicio terapéutico y las terapias manuales.

Algunos de los medios físicos de los que dispone la fisioterapia son, el calor, el frío, el masaje, el agua, el movimiento y la luz. A la aplicación de calor se llama termoterapia; la de frío crioterapia; la del masaje se denomina masoterapia; la del agua hidroterapia; la del movimiento cinesiterapia y de la luz fototerapia.

Los ejercicios terapéuticos son aquellos que se aplican en áreas como la rehabilitación cardiaca, postquirúrgica; en ortopedia, en lesiones neurológicas, en problemas respiratorios, escuela de espalda y ejercicios pre y post-parto.

Otras terapias propias de la fisioterapia son la osteopatía, y otras terapias manuales, como la terapia Cráneo-sacra, la terapia Miofascial y la Acupuntura.

Dado que la fisioterapia, no emplea sustancias tóxicas y se basa en la aplicación de medios naturales, los efectos secundarios son poco frecuentes y de poca entidad. Sin embargo, en ocasiones su aplicación puede producir algunas molestias leves, que pueden estar vinculados a enfermedades o condiciones preexistentes. En los textos sobre cada terapia puede ver las contraindicaciones de cada una de las terapias. En algunos casos no son contraindicaciones absolutas, por lo que debe consultar con su fisioterapeuta en caso de que sufra alguna de esas patologías y este le indicará si puede aplicarle el tratamiento.

Por tanto, debido a sus características la fisioterapia está indicada en todas las etapas de la vida y a un grupo muy extenso de pacientes, tanto para el tratamiento como la prevención de todo tipo de patologías. Pero está especialmente indicada en pacientes con alergias o intolerancias a medicamentos, cuando estos no hacen efecto o cuando no está indicada su aplicación; en niños recién nacidos, niños pequeños, embarazadas y personas mayores; en los que otro tipo de tratamientos no están indicados.

Además la fisioterapia puede ser aplicada previa a intervenciones quirúrgicas y después de estas para evitar o disminuir la pérdida de funcionalidad. Cabe destacar la importancia del tratamiento en cicatrices. Con este tratamiento se consiguen evitar o disminuir la aparición de restricciones de movilidad y funcionalidad; así como de dolores debidos a las mismas.